Imprimir esta página

"La dirigencia política hace silencio y no quiere ver la tragedia del consumo de drogas"

03 May 2019
Publicado en Regionales

Así lo aseguró el padre Alberto Barros y remarcó que son temas que preocupan mucho porque comprometen el presente y el futuro de miles de jóvenes, pero lo que más alarma es el silencio de los dirigentes, candidatos y políticos sobre el tema.


En diálogo con Periodismo Creíble, el Padre Alberto Barros, habló sobre el aumento del consumo de drogas en la provincia y el silencio del gobierno y los partidos políticos de todos los colores que parecen no ver lo que pasa. "La dirigencia política hace silencio y no quiere ver la tragedia del consumo de drogas” que afecta cada vez a más jóvenes de nuestra provincia. Por lo que el padre se preguntó ¿a qué se debe el aumento y silencio? ¿será por un problema de desinterés, inoperancia o complicidad?
“Son miles y miles de chicos que se le está quemando el presente y el futuro”, señaló el padre y explicó que el tema del consumo es una cuestión de salud pública, porque las personas con problemas de adicciones son enfermos, necesitan tratamiento y en la mayoría de los casos son personas pobres y sin recursos para costear el tratamiento. Si bien el aumento del consumo tiene que ver con la pobreza y la marginalidad, el buscar un escape a la realidad que les toca vivir, también debemos recordar que es transversal a todas las clases sociales.
El padre se lamentó que en la provincia no existan datos estadísticos sobre el consumo. “Estamos en una deuda grave en la provincia y ojalá que en este tiempo de campaña digan lo que van a hacer con el tema de las adicciones y las drogas”, porque es un tema muy grave y tiene que ser política de Estado. Hoy se decomisa muchísimo más que antes y no se explica que ese decomiso conviva con un aumento del consumo en la provincia.
Por otra parte, el vicepresidente de Cáritas, habló sobre el informe de la UCA que muestra el aumento de la cantidad de niños que viven en la pobreza y señaló “la pobreza les roba la ilusión y el futuro a los niños” y remarcó que en nuestro país es necesario abrir los ojos y ver la realidad, sin juzgar a los pobres desde la comunidad. “En argentina hay gente que vive encerrada en sus caprichos y sus deseos de querer más, pero no ve la miseria en que viven muchos niños”, dijo. Muchos argentinos hablan desde el prejuicio y la discriminación de una realidad durísima, como la pobreza, y lo hacen desde un lugar de comodidad, desconociendo lo que les toca vivir a las personas que viven y padecen la pobreza y la marginalidad, se lamentó.